Otros usos del testamento

¿Y para que más sirve un testamento?

Es cierto que el testamento se utiliza principalmente con el objetivo de designar a las personas que han de sucedernos, y que por tanto recibirán nuestro patrimonio (o nuestras deudas). No obstante, el testamento sirve para realizar muchas otras cosas, por lo que es conveniente testar incluso aunque pensemos que no merece la pena porque “no tenemos nada o mucho que dejar”. Estos son algunas de las cosas que puedes hacer por testamento:

1.- Nombrar a un tutor. Si tenemos hijos menores de edad, seguramente nos importará tanto o más quien recibe nuestros bienes como quien será el encargado –el tutor- de velar por la persona y bienes de nuestros hijos si llegara el caso de que falleciésemos dejando a huérfanos a nuestros hijos menores de edad. Se puede hacer por testamento y el Juez está obligado a obedecer nuestra voluntad, salvo causa justificada.

2.- Reconocer a un hijo. En efecto, el testamento también sirve para reconocer a hijos nuestros. Eso sí, hemos de tener en cuenta que el reconocimiento de un hijo es irrevocable, aunque después hagamos otro testamento.

3.- Designar o cambiar al beneficiario de un seguro de vida. Si tenemos un seguro de vida a favor de una persona, podemos cambiarla por otra simplemente manifestándolo así en nuestro testamento, no necesariamente (aunque también) acudiendo a la compañía aseguradora.

4.- Reconciliarnos o perdonar. El testamento puede contener cualquier tipo de disposición por causa de muerte, y desde luego se puede utilizar para expresar un deseo, una voluntad o un último mensaje. También sirve para perdonar a personas que tal vez de otro modo no habrían recibido nada en nuestra herencia.

5.- Desheredar. Por supuesto también podemos utilizar el testamento para todo lo contrario. Existen determinadas causas que permiten dejar sin nada a los llamados herederos forzosos. Si es lo que queremos, debemos hacerlo por testamento.

6.- Anticiparnos al futuro. Hemos de tener claro que el testamento no produce ningún efecto hasta que fallecemos. Por eso, aunque tal vez hoy no tengamos nada, puede que en el futuro sí (pensemos en que nos toque heredar a otra persona, que encontremos un trabajo…). El testamento no caduca y comprende lo que tengamos en el momento de fallecer, por lo que anticiparnos es muy buena idea.

7.- Dejar instrucciones sobre qué hacer con nuestras cuentas de Facebook, Twitter… Tiempos nuevos, necesidades nuevas. Podemos dejar instrucciones precisas, con nuestros usuario y contraseña. Su contenido permanecerá secreto hasta la apertura del testamento.

8.- Asegurarnos que nuestro “ex” no recibe nada. Imaginemos una pareja divorciada con un hijo en común. En primer lugar por testamento puedo prohibir que los bienes que recibiese mi hijo fueran administrados por mi ex cónyuge, pero no sólo eso, también puedo ser muy previsor, y anticipar que de sucederle algo también a mi hijo, los bienes que vengan de mi rama no sean heredados por el otro progenitor.

Como veréis son muchas las posibilidades, y seguro que a bien que pensemos un poco más, se nos ocurren muchos más motivos. Y como siempre, consultad ante cualquier duda.

logo logo logo logo

Incluso “hipotecado”, busca, compara y si lo encuentras mejor, cámbialo

Una de las decisiones más importantes que puedes tomar en la vida es contratar un préstamo hipotecario. “Hipotecarse” suele ser sinónimo de felicidad: la que…

El matrimonio ante Notario

    El matrimonio celebrado ante notario es un matrimonio de tipo civil. Sus principales ventajas son su agilidad y sencillez, ya que desde que…